sábado, 24 de junio de 2017

PLANTACIÓN DE LIMONEROS DESDE SEMILLA

¿Sabes cómo puedes tener tu propio limonero en casa desde semilla?

En entradas anteriores ya hemos visto como multiplicar otras especies frutales mediante semillas, como los nísperos.


En esta entrada veremos como hacer lo mismo con los cítricos, en este caso germinaremos semillas de limonero, para obtener de ellas patrones de limonero.

El procedimiento es muy sencilo, para ello necesitaremos

- Semillas frescas, recién extraídas de un limón. Si no podemos sembrarlas inmediatamente tras su extracción, las mantendremos en un recipiente con agua hasta su uso.

- Un recipiente con agua.

- Agua oxigenada.

- Servilletas de papel, o rollo de papel cocina.

- Un recipiente "Tupper" de plástico.

- Macetas.

- Arlita.

- Mezcla de arena para semilleros, o sustrato universal rebajado con una parte de arena.

Vayamos con el procedimiento. 

La mejor época para hacerlo es a mediados de primavera, Lo primero que realizaremos será la selección de las semillas, elegiremos las semillas con bordes regulares, y grosor uniforme, limpiaremos bien de restos de zumo y pulpa, tras extraerlas del limón para evitar la posterior aparición de hongos.

Pondremos las semillas en remojo en un recipiente con agua en el que diluiremos un poco de agua oxigenada. El agua oxigenada nos ayudará a la desinfección de las semillas y acelera el proceso de germinación. Mantendremos en la solución durante 24/48 h.

Una vez pasado este periodo, prepararemos el recipiente de germinación. Aunque este proceso puede saltarse y plantar las semillas directamente en tierra, en mi experiencia he tenido mejores resultados utilizando el recipiente germinador.



Preparar el germinador es sencillo, necesitaremos una servilleta de papel o de rollo de cocina, doblaremos en tres pliegues en horizontal, y humedeceremos con agua de tal manera que quede mojada, pero no empapada. Colocaremos las semillas en el centro de la servilleta, y doblaremos sobre ellas los extremos de tal manera que queden las semillas cubiertas, y tal cual esta, pondremos en el tupper y lo cerraremos, colocaremos el tupper en un lugar cálido, y esperaremos algunas semanas a que germinen las semillas, tener paciencia pues este proceso puede demorarse entre 3 y 6 semanas.






Revisaremos de vez en cuando el estado de las semillas abriendo el tupper, y humedeciendo el papel si estuviera algo seco, o cambiándolo si hubiesen aparecido hongos.

Cuando veamos la semilla germinada y con un poco de tallo verde, sera el momento de pasar a la maceta. 


Para ello lo primero sera preparar la maceta donde vamos a cultivarlos. Es importante ponerles un buen drenaje, por lo que en el fondo de la maceta pondremos un poco de grava, o arlita, rellenaremos la maceta con la mezcla de sustrato para semillero, y regaremos. 

Con cuidado sacaremos nuestras plántulas del germinador, evitando dañar las raicillas.

En la tierra húmeda y con ayuda de un palo o lápiz, realizaremos un pequeño agujero donde pondremos nuestra plántula, y cubriremos con cuidado hasta dejarla fija, yo pongo 3 o 4 plántulas por maceta.


Una vez plantadas las plántulas en tierra, ubicaremos nuestra maceta en el exterior, en un lugar iluminado, pero protegido del sol directo, y de temperaturas extremas. Mantendremos la tierra algo húmeda hasta que las plantas estén bien asentadas.

Espero que os haya gustado la entrada, si os ha parecido interesante compartir, no dudéis en comentar, un saludo.

lunes, 12 de junio de 2017

PLANTAS DE INTERIOR (60): MULTIPLICACIÓN DE AGLAONEMA O CHINESCA

La Aglaonema o chinesca es una planta que se puede reproducir de manera muy sencilla, mediante esqueje en cualquier época del año, aunque es más rápido en os meses de primavera-verano.






El procedimiento es muy sencillo para ello necesitaremos:

- Un esqueje de Aglaonema, con tallo y mínimo 3 hojas de unos 5-10 cm.
- Un recipiente con agua.
- Una maceta.
- Sustrato.
- Arlita o grava.

Elegiremos un tallo de nuestra Aglaonema podemos aprovechar los tallos basales que salen del tronco principal. 

Tendremos cuidado de protegernos las manos cuando cortemos el esqueje, pues la savia de esta planta contiene cristales de oxalatos, y pueden irritar la piel y mucosas, igualmente nos lavaremos las manos después de manipular la planta.

Pondremos el esqueje en un recipiente con agua, en pocos días observaremos como comienzan a brotar los primordios de las futuras raíces, y en 2-3 semanas observaremos como a la raíz presenta unos centímetros.

Dependiendo de la época del año que lo hagamos, puede demorarse más o menos, es importante que durante el proceso mantengamos el agua del recipiente limpia.

Una  vez la raíz haya alcanzado mínimo 3 cm. podremos pasarlo a tierra.




Prepararemos la maceta donde vayamos a cultivar la planta, en el fondo pondremos arlita o grava, para favorecer el drenaje de la planta, recuerda que la aglaonema es una planta resistente, pero puede verse afectada por problemas de raíz, por ello asegurarnos de un correcto drenaje de la maceta, es fundamental para un buen desarrollo posterior.

 










Utilizaremos para esta planta un sustrato de tipo universal. Rellenaremos 3/4 partes de la maceta, presentaremos con cuidado el esqueje, y terminaremos de plantar el esqueje de tal manera que quede fijado en la maceta.


A continuación regaremos hasta que veamos que sale el agua por los agujeros de drenaje, y mantendremos la planta en un lugar iluminado pero alejado del sol directo, y conservaremos la tierra algo húmeda , sin dejar que seque por completo hasta pasadas unas semanas que observemos que la planta comience a brotar hojas nuevas.


Espero que os haya gustado la entrada, si os ha parecido interesante compartir, no dudéis en comentar, un saludo.

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...