lunes, 27 de febrero de 2017

PLANTAS DE INTERIOR (52): TRASPLANTE DE HOYA KERRII

Posiblemente te hayan regalado por San Valentín esta bella planta que también suele comercializarse bajo el nombre de "Lucky heart" o cactus corazón. En entradas anteriores hemos visto los cuidados de varias hoyas, entre ellas, esta hoya kerrii, si no la has leído, puedes leerla aquí, como dijimos en esa entrada, una vez que la hoja está enraizada conviene trasplantarla de la maceta de 5,5 cm. en la que viene por una más grande, en esta entrada veremos como hacerlo.

Para este procedimiento necesitaremos:

- Una maceta de 11 cm., de diámetro.

- Arlita o grava.

- Sustrato universal mezclado con arena.

- Un palillo o palo que nos sirva para quitar el sustrato sin dañar la raíz.

Bien, lo primero que vamos a hacer es sacar la hoja de la maceta pequeña, descubriendo con cuidado el cepellón completo.

Con ayuda de un palo y con cuidado, quitaremos todo el sustrato que normalmente es muy pobre, a base de turba y fibra de coco, hasta que nos quede así, como vemos el tallo de la hoja enraizada esta envuelta en un cilindro de fibra de coco. 

Este cilindro se utiliza para enraizar la hoja rápidamente, ya que mantiene mucho la humedad, evitando que  se reseque hasta que pueda nutrirse con sus propias raíces. Este cilindro una vez enraizada la hoja no conviene mantenerlo, ya que el exceso de humedad en la zona de inicio de las raíces tiende a pudrir la zona, por eso lo eliminaremos con mucho cuidado, primero cortando la goma elástica que lo sujeta y después deshaciendo hebra a hebra el cilindro con cuidado de no dañar ninguna raíz, hasta tenerla como en la foto.

Una vez así, empezaremos a preparar la maceta, donde ubicaremos nuestra planta. Empezaremos por rellenar el fondo con arlita, o grava, ya que esta planta necesita un buen drenaje, y a continuación, rellenaremos con el sustrato los 3/4 de la maceta, presentaremos la planta, y terminaremos de rellenar la maceta hasta que la planta quede bien fija.

Terminaremos regando la planta y dejar en un sitio con bastante luz, pero sin sol directo.
Ahora solo nos quedará esperar a que desarrolle un buen sistema radicular, y empiece a emitir la vara que conformará el tallo del que saldrán las nuevas hojas, este proceso puede durar unos meses, llegando a casi dos años, así que tendréis que tener paciencia.

Si te ha gustado la entrada comparte, no dudes en comentar y si quieres leer más entradas como esta sígueme en Twiter, Facebook, o Google +.

lunes, 20 de febrero de 2017

VOTA POR MI EN LOS PREMIOS 20 BLOGS

Como ya sabéis, este año me presento al concurso de blogs "Premios 20Blogs" que realiza anualmente el periódico 20 minutos, en la categoría de medio ambiente. Se trata de uno de los más prestigiosos premios en castellano para Blogs, y por eso quería pedir vuestro voto

Este año se presentan más de 8000 bitácoras, entre los que un jurado y el público elegirán los mejores en cada categoría. Los plazos para votar son del 17 de febrero al 10 de marzo, para hacerlo  es muy fácil, podéis pinchar en el enlace que he puesto en el blog, registraros y votar en el cuadrado azul dónde pone voto (no donde están las estrellas).

Muchísimas gracias a todos, y muchísimas gracias por leerme y vuestra fidelidad estos años. 

Un saludo y un abrazo!

;O)




PLANTAS DE INTERIOR (51): MULTIPLICACIÓN DE FICUS BENJAMINA

En entradas anteriores ya hemos explicado como podar el ficus en el interior, cuando crece demasiado.

En esta entrada explicaremos un sistema sencillo para propagar nuestros ficus benjaminas.

Es muy sencillo y animo a los que me lean a hacerlo, es gratificante plantar un arbol, y en este caso, el ficua es una de las especies de arboles que mejor aguantan el interior.

En muy sencillo, para ello necesitaremos:

- Ramas de un ficus benjamina sano, de un grosos parecido al de un lápiz.
- Tijeras pequeñas para podar.
- Un frasco de vidrio, o vaso.
- Agua.
- Agua oxigenada.
- Tierra o sustrato.
- Algo de grava o arlita.
- Maceta o bandeja de plantado.

Bien, empezaremos por las ramas, yo en mi caso, he utilizado los restos de una poda para hacer esquejes. Elegiré ramas que tengan al menos como un lápiz de grosor, por experiencia suelen ser los que mejor funcionan, dando más raíces en menos tiempo, al menos con este sistema. La longitud del esqueje será de unos 20-40 cm.

Respetando la dirección de crecimiento de la rama, cortaremos con la tijera previamente desinfectada, la parte inferior del esqueje con un ángulo de 45º, en bisel, y la parte superior cortaremos si es necesario con un corte recto, por encima de una yema.

Rellenaremos el frasco de vidrio con agua, y colocaremos los esquejes en el agua evitando que las ramas toquen el cristal, echaremos un poco de agua oxigenada, y colocaremos en un sitio luminoso y algo cálido.


En unas semanas veremos como de los tallos sumergidos en el agua empiezan a salir puntos blancos, eso indica el lugar por donde se formarán las raíces.

El proceso puede tardar un par de meses, tener paciencia, e ir rellenando si hace falta el recipiente con agua, conforme se consuma.

Cuando veamos que las raíces tienen unos 3 cm. de longitud y de ellas comiencen a salir las raíces secundarias, podremos plantar en tierra.


Preparamos la maceta de plantación. En el fondo pondremos arlita, grava o piedrecitas. con el fin de proveerle un buen drenaje a nuestros ficus benjamina. Rellenaremos con sustrato la maceta hasta la mitad, presentaremos el esqueje enraizado y cubriremos de arena para dejarlo firme y evitar que se mueva.


Regaremos seguidamente y colocaremos la maceta con nuestro nuevo ejemplar en un sitio luminoso, pero sin sol directo .

Los riegos serán cuando notemos la tierra de la maceta algo seca


Espero que le haya sido útil la entrada y la ponga en práctica, si te ha gustado, comparte, y si tienes dudas o consultas no dudes en comentar. 
Un saludo. 

lunes, 13 de febrero de 2017

PLANTAS DE INTERIOR (50): HOYA KERRII, HOJA CORAZÓN

Esta bella planta se ha hecho muy famosa en los últimos años por sus hojas en forma de corazón, por ello también se la conoce como "Lucky heart" o cactus corazón, es muy vendida en San Valentín, y por ello quería aprovechar estas fechas para compartir una ficha con sus cuidados.


Se trata de una planta originaria del sudeste asiático (Vietnam, Laos, Camboya, Tailandia, y Java). Es una planta trepadora que en su hábitat puede crecer varios metros trepando por el tronco de un árbol.

Su nombre se debe a Arthur Francis George Kerr (1877-1942), médico irlandés, que estudió la flora de Tailandia y recolectó varias plantas para botanistas europeos, entre ellas esta belleza de hoya, que fue encontrada en 1910 en Tailandia, y enviada a Londres a la colección del Kew Garden, donde floreció un año después. 

Curiosidades aparte, con esta bella planta hay que tener paciencia, cuando nos la encontramos en tiendas, suele venderse como hoja enraizada, por tanto la planta tardará en crear un buen sistema radicular, por lo que veremos la planta estancada durante casi dos años, para después empezar a dar una gran vara, y brotar nuevas hojas, creciendo como trepadora, como el resto de hoyas.

Bien, vayamos a los cuidados que debemos proveerle para que nuestra planta se desarrolle perfectamente:

- Localización: Ubicaremos nuestra planta en un lugar con buena iluminación, necesita bastante luz, pero no sol directo, la protegeremos también de corrientes de aire y cambios bruscos de temperatura, la calefacción puede dañar sus hojas, por lo que la alejaremos un poco del radiador, y no aguanta temperatura por debajo de los 10 ºC. Lo ideal es ubicar la hoya kerrii cerca de una ventana por la que le entre mucha luz, pero filtrada con un visillo, o cortina.

- Riego: Deberemos tener cuidado con los riegos, ya que es una planta  bastante sensible a los excesos de riego, y tiende a pudrir fácilmente las raíces, por eso regaremos solo cuando notemos la tierra seca, dejando secar entre riego y riego.

- Sustrato: Requiere un sustrato suelto y con buen drenaje, esto es fundamental para evitar sustos. Por experiencia, el sustrato que viene a base de turba, con la faja de fibra de coco, termina por ser nefasto una vez que la hoja a enraizado, sobretodo cuando se vende en la presentación de una hoja, por lo que una vez que la planta este enraizado deberemos trasplantar, en una entrada posterior veremos como hacerlo. Lo mejor es poner en el fondo de la maceta una base de arlita o grava, y sobre ella poner una mezcla de sustrato universal y arena, para que quede más suelto el sustrato.

- Floración: Da hermosas flores rosadas, muy bonitas y perfumadas, agrupadas en formaciones globosas en forma de paraguas, Como todas las hoyas, una vez pasada la floración, nunca retiraremos los pedúnculos florales, por que de ahí, volverán a florecer en la siguiente temporada.

- Multiplicación: Por esqueje de hoja, o de tallo, enraízan fácil en agua o tierra. Importante cuando lo hagas, deja secar el corte 24-48 horas antes de meterlo en agua.

- Plagas y enfermedades: En cuanto a las plagas, puede ser atacada por cochinilla algodonosa, araña roja, y pulgón, y trataremos con productos específicos adecuados. En cuanto las enfermedades, la más grave suele ser la pudrición de raíz, que puede terminar con la planta, por lo que tendremos que tener precaución con los riegos.

Espero que os haya sido útil esta entrada, si te ha gustado comparte, comenta si tienes dudas, sígueme para conocer nuevas entradas sobre plantas y jardinería como esta, un saludo.

lunes, 6 de febrero de 2017

MULTIPLICACIÓN DE HORTENSIA


En esta entrada aprenderemos a multiplicar nuestras hortensias, es más fácil de lo que crees. 

Aprovechando los restos de una poda, que he realizado a una hortensia, hoy os voy a explicar como multiplicar esta bella planta.

Es muy sencillo, para ello necesitaremos:




- Ramas de hortensia.

- Tijeras de podar desinfectadas con alcohol.

- Hormonas de enraizamiento.

- Sustrato arenoso o de semillero.

- Un palo, o lápiz, para hacer agujeros en el sustrato.

- Una maceta, o bandeja de semillero.


Empezaremos por el principio, con las ramas de los restos de la poda de la hortensia, elegiremos los mejores, y con la tijera de podar haremos los esquejes de tal manera que cortaremos por debajo de una yema, haciendo un corte en bisel, contaremos tres yemas y cortaremos en recto por encima de la tercera yema.


El resultado será un esqueje de entre 15-20 cm.



El siguiente paso, sera preparar las hormonas de enraizamiento, yo prefiero utilizar hormonas líquidas, una vez realizada la mezcla, dejaremos los esquejes en remojo lo que marquen las instrucciones de uso, en mi caso son 24 h.


Una vez transcurrido este tiempo, prepararemos la bandeja o maceta donde plantaremos los esquejes.

Pondremos un buen sustrato a base de arlita, o grava, y por encima rellenaremos hasta llenar la maceta.

Con ayuda de un palo o lápiz haremos un agujero en la tierra.


Cogeremos un esqueje, y lo pondremos en el agujero, tal y como lo vemos cubriendo hasta la mitad el esqueje,y presionaremos hasta que quede firme y así haremos con el resto.



Cuando hayamos hecho esto con todos, regaremos y pondremos en un sitio cálido, y con buena iluminación, pero sin sol directo.





En 8 semanas ya estarán brotadas y crecidas nuestras nuevas hortensias, será el signo que nos indicará que han arraigado bien.


Espero que os haya gustado la entrada, ponerlo en práctica, es muy fácil. Si os ha gustado, compartir, y no dudéis en comentar.




Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...