lunes, 18 de noviembre de 2013

PLANTAS DE INTERIOR (24): ALEGRÍA, MIRAMELINDO (Impatiens Walleriana)

Las "Impatiens" son una de las plantas más sencillas y vistosas que podemos tener en nuestro hogar. Pasa gran parte del año con flor, y es muy fácil reproducirla para tener nuevos ejemplares. Es ideal para dar color a cualquier lugar de la casa o de la oficina que tenga luminosidad. También se suele usar en exteriores desde primavera hasta otoño, en zonas de semisombra, aunque con la llegada de los primeros fríos se estropea y marchita.


¿Cuáles son sus cuidados?

- Localización: En el interior, la ubicaremos cerca de una ventana con abundante luminosidad pero sin sol directo, evitaremos también exponerla en corrientes de aire. Si preferimos ubicarla en el exterior, elegiremos más bien un lugar sombrío y algo húmedo, con los primeros fríos deberemos reubicarlas en el interior o la perderemos.

- Sustrato: Utilizaremos un buen sustrato universal, rico en nutrientes. En primavera y verano abonaremos cada dos semanas, y el resto del año con una vez al mes tendrá más que suficiente.

- Riego: Regaremos cuando notemos el sustrato ligeramente seco, con cuidado de no mojar las hojas, flores y tallos. Serán más frecuente en verano y más escaso durante el invierno. Deberemos proporcionarle un buen drenaje en la maceta en la que este plantada.

- Poda y trasplante: Más que podar, intentaremos mantenerla compacta mediante pinzados puntuales, si la planta presenta un aspecto desordenado y con los tallos larguiluchos y sin apenas floración, podremos podarla para rejuvenecerla, utilizando siempre unas tijeras bien afiladas que desinfectaremos previamente a la poda, cortaremos las ramillas por el segundo o tercer nudo desde el tallo principal, y si fuera necesario podar el tallo principal, no lo cortaremos por debajo de la mitad de este. Podremos utilizar los restos de la poda como esquejes para multiplicar la planta. Conviene quitar las hojas y flores secas para evitar enfermedades.
 En cuanto el trasplante a la "impatiens" le gusta tener las raíces algo apretadas, por lo que solo la trasplantaremos cuando presente el sustrato agotado por una maraña densa de raíces, mientras tanto, no debería preocuparnos.

- Floración: Muy abundante, de flores de 5 pétalos, y de unos 3 cm de diámetro, con diversas tonalidades, siendo las más comunes las de colores rosáceos.
En el interior florece durante todo el año, lo que la hace una planta muy decorativa.

- Multiplicación: Puede realizarse mediante semillas o esquejes. Mediante semillas, hay que sembrarlas en primavera;  mediante esquejes podremos reproducirla durante todo el año. La última opción, el esqueje, es la forma mas sencilla, en entradas anteriores vimos como se hacía, basta con coger un esqueje de unos 8 u 10 cm y ponerlo en un vaso con agua, en dos semanas empezara a dar raíces.

- Plagas y enfermedades: En verano sobretodo, puede ser afectada por la araña roja y pulgones, que combatiremos con productos específicos. Las enfermedades que nos pueden surgir son las bacteriósis y hongos, que son favorecido por excesos de riego, en estos casos, cuando la planta esta enferma, poco se puede hacer, pues la planta estará casi sentenciada, por eso lo mejor es evitar el exceso de riego, limitándonos a regar sólo cuando notemos la tierra algo seca y evitaremos también que el agua sobrante del riego se quede en contacto con la maceta.


Espero que os haya gustado la entrada de hoy y os haya sido útil, Os animo a cultivar esta sencilla planta que dará vida y colorido en el interior durante estos  meses fríos.


2 comentarios:

  1. muy hutil, sigue comentando plantas de interior, soy muy adicta a la jardineria ,,,,gracias ----

    ResponderEliminar

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...