lunes, 20 de febrero de 2017

PLANTAS DE INTERIOR (51): MULTIPLICACIÓN DE FICUS BENJAMINA

En entradas anteriores ya hemos explicado como podar el ficus en el interior, cuando crece demasiado.

En esta entrada explicaremos un sistema sencillo para propagar nuestros ficus benjaminas.

Es muy sencillo y animo a los que me lean a hacerlo, es gratificante plantar un arbol, y en este caso, el ficua es una de las especies de arboles que mejor aguantan el interior.

En muy sencillo, para ello necesitaremos:

- Ramas de un ficus benjamina sano, de un grosos parecido al de un lápiz.
- Tijeras pequeñas para podar.
- Un frasco de vidrio, o vaso.
- Agua.
- Agua oxigenada.
- Tierra o sustrato.
- Algo de grava o arlita.
- Maceta o bandeja de plantado.

Bien, empezaremos por las ramas, yo en mi caso, he utilizado los restos de una poda para hacer esquejes. Elegiré ramas que tengan al menos como un lápiz de grosor, por experiencia suelen ser los que mejor funcionan, dando más raíces en menos tiempo, al menos con este sistema. La longitud del esqueje será de unos 20-40 cm.

Respetando la dirección de crecimiento de la rama, cortaremos con la tijera previamente desinfectada, la parte inferior del esqueje con un ángulo de 45º, en bisel, y la parte superior cortaremos si es necesario con un corte recto, por encima de una yema.

Rellenaremos el frasco de vidrio con agua, y colocaremos los esquejes en el agua evitando que las ramas toquen el cristal, echaremos un poco de agua oxigenada, y colocaremos en un sitio luminoso y algo cálido.


En unas semanas veremos como de los tallos sumergidos en el agua empiezan a salir puntos blancos, eso indica el lugar por donde se formarán las raíces.

El proceso puede tardar un par de meses, tener paciencia, e ir rellenando si hace falta el recipiente con agua, conforme se consuma.

Cuando veamos que las raíces tienen unos 3 cm. de longitud y de ellas comiencen a salir las raíces secundarias, podremos plantar en tierra.


Preparamos la maceta de plantación. En el fondo pondremos arlita, grava o piedrecitas. con el fin de proveerle un buen drenaje a nuestros ficus benjamina. Rellenaremos con sustrato la maceta hasta la mitad, presentaremos el esqueje enraizado y cubriremos de arena para dejarlo firme y evitar que se mueva.


Regaremos seguidamente y colocaremos la maceta con nuestro nuevo ejemplar en un sitio luminoso, pero sin sol directo .

Los riegos serán cuando notemos la tierra de la maceta algo seca


Espero que le haya sido útil la entrada y la ponga en práctica, si te ha gustado, comparte, y si tienes dudas o consultas no dudes en comentar. 
Un saludo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...