sábado, 21 de octubre de 2017

PLANTAS DE INTERIOR (63): NEPHROLEPIS CORDIFOLIA, HELECHO ESPADA

Originaria del continente asiático, fue descrita por el botánico checo Karel Presl (C. Presl) en 1836 en su libro "Tentamen Pteridographiae". Su nombre proviene de "nephros" que significa riñón, y hace alusión a la forma de sus esporangios, muy parecido a un riñón. Su gran atractivo por el que es cultivada es por sus grandes frondes en forma de espada verde oscuro y rectos, que pueden llegar a alcanzar los 70-80 cm. muy decorativas que aportan un aire de frescura a la estancia en la que estén o al arreglo floral en el que se incorporen.



De cultivo sencillo y gran resistencia es una planta que ha mostrado gran adaptabililad y resistencia siendo muy valorada en la decoración de interiores y exteriores.
Conforma grandes grupos compactos gracias a la formación en sus raíces de tubérculos esféricos de las que brotan nuevas plantas.

Detallaremos los cuidados de esta atractiva, resistente y longeva planta para mantenerla en perfecto estado y por muchos años en nuestro hogar:

- Localización: Ubicaremos en un lugar fresco, luminoso, pero protegido del sol directo, puede tolerar semisombra, lo mantendremos alejado de corrientes de aire y calefacción que podrían dañar sus hojas. Esta planta admite estar tanto en interior como en exterior. Su temperatura ideal de crecimiento esta en torno los 20 ºC, con temperaturas próximas a 0 ºC, las hojas pueden dañarse.

- Sustrato: Para esta planta utilizaremos un sustrato suelto, arenoso y rico en materia orgánica; podemos hacer una mezcla con sustrato universal, arena y hojarasca. Es importante también que la tierra este bien drenada, para evitar así, problemas de raíz; para facilitar este drenaje, podremos poner en el fondo de la maceta grava, o arlita. 

- Riego: Es recomendable mantener el sustrato algo húmedo entre riego y riego, pero sin llegar al encharcamiento. Más o menos, esto será un riego semanal, en verano puede llegar a dos en caso de altas temperaturas, en invierno con las bajas temperaturas, reduciremos bastante el riego más o menos cada dos o tres semanas. Comprobaremos el sustrato siempre antes de regar. Es importante cuando reguemos evitar mojar el centro del cogollo del helecho, para evitar pudriciones.

- Multiplicación: A pesar de producir esporas como todos los helecho, el helecho también produce estolones desde los que enterrándose en el sustrato producirán una nueva planta, por ello quizá el método más simple de multiplicación es la división de mata, cuando estén adultas en otoño o primavera. También podremos utilizar sus tubérculos, ya que una de las características de este helecho es la producción de tubérculos en sus raíces que la planta utiliza como reserva, plantando estos tubérculos en otra maceta, de ella brotarán nuevas plantas. 

- Plaga y enfermedades: Es una planta que suele estar libre de plagas y enfermedades, rara vez podremos observar plagas de cochinillas o araña roja en sus frondes. En cuanto a enfermedades, las más frecuentes suelen ser la pudrición por botrytis o roya, en las que retiraremos la parte afectada y aplicaremos un antifúngico.

- Podas y trasplantes: Para favorecer el crecimiento de nuevas frondes, más grandes y más fuertes iremos cortando las más viejas que empiezan a ponerse algo marrones. Si están plantadas en maceta, deberemos trasplantarlos cuando este algo apretada, en el sustrato. Es una planta que tarda algo en asentarse, pero una vez asentada se expande rápido llenado la maceta. Normalmente habrá que trasplantarla de maceta en unos dos años. 

Espero que os haya gustado la entrada, si os ha parecido interesante compartir, no dudéis en comentar, un saludo.

2 comentarios:

  1. La semana pasada rescaté del contenedor, una clivia enorme y un helecho precioso. Lo transplanté y tus consejos me van a ayudar mucho.

    ResponderEliminar
  2. Wouu que suerte! Seguro que se te dan muy bien y salen adelante ;O)
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Quizás también le interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...